SBIF realiza balance de la situación de los bancos por huelga de empresas de transporte de valores

La Superintendencia se encuentra monitoreando los servicios relacionados con la carga y reposición de efectivo en cajeros automáticos y en sucursales.

La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) realizó hoy un balance sobre el funcionamiento de los canales de atención asociados al abastecimiento de efectivo en cajeros automáticos y sucursales bancarias, que están siendo afectados por la movilización de los trabajadores de las empresas de transporte de valores Prosegur y Brinks. 

Los bancos informaron a la SBIF que hasta el momento no se observan impactos negativos en la provisión de efectivo en sus sucursales, así como tampoco en la disponibilidad de dinero de los cajeros automáticos ubicados en las sucursales, precisando que sólo el 0,4% se reportó sin efectivo este fin de semana. 

Señalan, además, que en el caso de aquellos cajeros automáticos ubicados fuera de las sucursales, un 2,2% se encontraba sin efectivo esta mañana. 

El Superintendente de Bancos, Eric Parrado, afirmó que están realizando las coordinaciones necesarias para contar con información actualizada y que se encuentran monitoreando continuamente el desarrollo de estos acontecimientos con el fin de adoptar las medidas para minimizar el impacto que esta situación puede tener sobre los usuarios financieros. 

Planes de contingencia

Cabe recordar que para prevenir los efectos sobre los usuarios del sistema, la Superintendencia solicitó a los bancos el 23 de abril pasado información acerca de sus planes de mitigación para enfrentar esta contingencia, los que fueron remitidos a este Organismo el día 28 de abril.

Los planes que informaron los bancos distinguen tres líneas de acción: medidas de carácter general, medidas de abastecimiento de efectivo en sucursales y medidas para la carga y reposición de efectivo en cajeros automáticos. Entre las medidas se encuentran el seguimiento diario de la disponibilidad de dinero, uso de proveedores alternativos en aquellas localidades en que los bancos cuenten con estos servicios, y programación de mantenciones preventivas a los cajeros automáticos para evitar fallas técnicas durante períodos de alta demanda, entre otras acciones.