Logotipo SBIF para impresión

Política de Comunicaciones SBIF

1. Esencia y mandato de la SBIF

La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) es una institución pública, autónoma, con personalidad jurídica, de duración indefinida, que se relaciona con el gobierno a través del Ministerio de Hacienda y su accionar se enmarca en la Ley General de Bancos (LGB).

Esta política de comunicaciones contribuye al cumplimiento del objetivo institucional de supervisar a las empresas bancarias y otras instituciones, para mantener la estabilidad del sistema financiero, en resguardo de los depositantes u otros acreedores y del interés público.

La SBIF considera como elemento central de su actividad, la adecuada comunicación tanto interna como externa de sus funciones de supervisión, regulación y cumplimiento normativo. Por ello, la institución asume el compromiso de mantener una política coherente e irrestricta de informar con veracidad lo que está contenido en este documento. 

Como principio, la SBIF entiende la comunicación como una relación permanente a través de la emisión y recepción de mensajes entre interlocutores en forma recíproca. Este ejercicio no sólo potencia el trabajo técnico del regulador, sino que también contribuye a su validación y acrecienta su rol social. 

2. La SBIF rinde cuentas de su gestión

El carácter autónomo que la LGB le confiere a la SBIF impone la necesidad de que la institución informe a la sociedad de sus actos conforme al marco legal que la rige, con un alto grado de transparencia, de forma tal que facilite una mejor comprensión de sus procedimientos ante hechos presentes y permita predecir su forma de actuar en el futuro. Para ello, la institución fomentará el conocimiento de su rol como actor relevante en la regulación y fiscalización de un sector clave para el desarrollo económico de Chile.

Para ejecutar dicha tarea, la SBIF dispone en sus diferentes espacios físicos y virtuales información relevante acerca de sus políticas, planes, programas, acciones y presupuestos, asegurando que ésta sea oportuna, completa y ampliamente accesible. 

Asimismo, durante el primer cuatrimestre de cada año el Superintendente presenta una cuenta pública participativa de la gestión institucional del año anterior, donde aborda todas las materias antes mencionadas.

Finalmente, la SBIF informa de su gestión a la Cámara de Diputados o Senado, cuando es requerida por temas de su competencia, a través del Superintendente o quién actúe en su representación.

3. La comunicación de la SBIF siempre tiene carácter de formal y oficial y el Superintendente es su vocero exclusivo

La SBIF utiliza como instrumentos habituales de comunicación los comunicados, publicaciones y series estadísticas que pública en sus sitios web y perfiles de redes sociales, las conferencias, entrevistas o declaraciones públicas que conceda el Superintendente. 

El Superintendente es el único vocero autorizado de la SBIF y, en tal calidad, puede delegar esta función de divulgación. La Dirección Asuntos Institucionales y Comunicaciones colabora en esta función, gestionando las relaciones de la institución con los medios y otras entidades afines. Asimismo, esta Dirección es la encargada de responder o coordinar las respuestas originadas en dudas técnicas de los medios de comunicación sobre el quehacer institucional, permitiendo así que los periodistas puedan desarrollar correctamente su función. Por último, esta Dirección debe supervisar los contenidos que se suben en los sitios web e intranet, además de resguardar el adecuado manejo de la imagen de la institución.

4.- Los funcionarios de la SBIF no entregan información de manera informal

En cumplimiento con lo establecido en el Artículo 7 de la LGB, la SBIF establece en esta política de comunicaciones que sus funcionarios no deben interactuar con medios o sistemas de comunicación pública en temas referentes a la institución y la actividad que desarrolla, salvo expresa autorización del Superintendente o quien lo represente.

5.- La información debe ser entregada en forma oportuna

La SBIF entiende que debe responder de manera rápida, precisa y oportuna a aquellos requerimientos legítimos de información sobre sus actividades, autoridades y funcionarios, manteniendo siempre el máximo respeto por las personas y su privacidad, así como por el marco legal vigente. 

La SBIF actúa con oportunidad en la entrega de información que permita mantener el funcionamiento y estabilidad del mercado. Esto exige desarrollar la capacidad de recopilación, validación, revisión, publicación y difusión, para que tan pronto la SBIF produzca una información validada se haga pública.

6. La SBIF se comunica con claridad

La comunicación de la SBIF debe ser clara para todo tipo de personas interesadas en su quehacer, como también para los clientes de las entidades que están bajo su supervisión. Esta exigencia resulta de entender que los beneficios de la transparencia solo se obtienen integralmente cuando el público objetivo es capaz de comprender la información entregada. 

Siguiendo este principio, a nivel interno, la Dirección de Asuntos Institucionales y Comunicaciones es responsable de mantener un  flujo adecuado de información para los funcionarios de la SBIF que sea organizado según los principios anteriormente definidos, de acceso simétrico y con una presentación acorde a los objetivos institucionales. 

7. La SBIF colabora en mejorar la educación financiera

La SBIF reconoce la definición de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) respecto a que la educación financiera es el proceso mediante el cual los individuos adquieren una mejor comprensión de los conceptos y productos financieros y desarrollan las habilidades necesarias para tomar decisiones informadas, evaluar riesgos y oportunidades financieras, y mejorar su bienestar.

Sobre esa base, la SBIF colabora en la comprensión del funcionamiento de la economía a través de la información que entrega al mercado y con el desarrollo de planes específicos de educación financiera. Este objetivo se consigue gracias a la claridad de sus mensajes y al fomento de la capacidad de las audiencias para comprender los conceptos básicos implícitos en sus comunicaciones.

 

Actualizado: 18/11/2013